Raúl Castells

Advertisements

Pérez Esquivel

En los años 1960, Pérez Esquivel empezó a trabajar con grupos latinoamericanos cristianos pacifistas. En 1974 decidió renunciar a su trabajo docente y fue elegido coordinador general para una red de comunidades latinoamericanas para promover la liberación de los pobres a través de la No-violencia.

Con el golpe de estado militar de Jorge Rafael Videla en Argentina en 1976 y con la …represión posterior, contribuyó a la formación y financiación de los enlaces entre organizaciones populares para defender los Derechos Humanos y apoyar a los familiares de las víctimas de la Dictadura. El “Servicio de Paz y Justicia”, que él fundó, evolucionó en este contexto y sirvió como instrumento para la defensa de los derechos humanos promocionando una campaña internacional para denunciar las atrocidades cometidas por el régimen militar.

En 1975, Pérez Esquivel fue detenido por la policía militar brasileña; fue encarcelado en 1976 en Ecuador junto con obispos latinoamericanos y estadounidenses; y en 1977, en Buenos Aires, fue arrestado por la Policía Federal Argentina, torturado y retenido sin juicio durante 14 meses. Mientras duró su encarcelamiento recibió, entre otras distinciones, la Memoria de Paz del Papa Juan XXIII.

En 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en defensa de los Derechos Humanos. Continuó su trabajo viajando por la mayor parte de países de Iberoamérica, por Estados Unidos y Europa, denunciando los graves crímenes contra los derechos humanos en el continente americano. Fue recibido por parlamentarios de diversas naciones europeas. Gracias a su iniciativa se iniciaron procesos penales contra la dictadura militar argentina en Italia, España y Alemania.

Osvaldo Bayer

Osvaldo Bayer nació en Santa Fe en 1927. Es periodista, escritor y docente. Estudió Historia en la Universidad de Hamburgo (Alemania), y tras su regreso a la Argentina se dedicó a la investigación y a la producción de guiones cinematográficos. Trabajó en los diarios Noticias Gráficas, el patagónico Esquel y en Clarín, donde se desempeñó como secretario de redacción. Durante la última dictadura militar fue perseguido y debió exiliarse en Alemania.

Es autor de los ensayos “La Patagonia Rebelde”, “Los anarquistas expropiadores y otros ensayos”, “Fútbol argentino”, “Rebeldía y Esperanza”, “Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia” y la novela “Rainer y Minou”. Varios de sus libros fueron llevados al cine.

Comprometido militante de los derechos humanos y amigo de Francisco Urondo y Rodolfo Walsh, Bayer es uno de los más importantes pensadores del país, y un obsesivo analista de diferentes períodos históricos relacionados con las luchas obreras y los derechos cercenados de los pueblos originarios.

Parador

La rebelión de los homeless

txt Nacho Ramírez

Convocados por una ONG solidaria, se agruparon y viven en un parador de Parque Patricios, el único del mundo que es gestionado por gente de la calle. Tienen cursos de teatro, capacitación laboral y toman las decisiones en asambleas.

Antes se lo conocía como Hogar Monteagudo: un lugar sórdido de puertas cerradas que tenía estrictos horarios de entrada y de salida. Pero este año se convirtió en el Centro de Integración Monteagudo, considerado el primer parador en el mundo que es organizado por homeless: personas sin hogar ni ingresos fijos que deambulan por la calle las 24 horas. Es el dormitorio más grande de la ciudad, donde los marginados de la sociedad se autogestionan y buscan escapar de su anterior hospedaje: la intemperie. En el hogar, situado en Monteagudo 435, Parque Patricios, conviven 110 personas. El 60% reside en forma permanente.

La Difunta Correa

La cabalgata de la fe

El cielo despertó teñido por el gris del mal augurio. En la tierra del sol se esperaba lluvia. El pronóstico lo había jurado. El agua tenía planeado empapar las crines de los caballos y los trajes de gala del gauchaje. Cerca del mediodía, los jinetes apostados sobre la avenida Ignacio de la Roza alzaban sus ojos con la esperanza de ver a las nubes ceder su paso al sol.

La caravana hacia Vallecito se extiende en la ruta a lo largo de cinco kilómetros, encabezada por la Confederación Gaucha Argentina, la Federación Gaucha Sanjuanina, los granaderos, el ejército y el propio gobernador. Son miles los devotos que los siguen, en autos de lujo o esos que hace tiempo no se ven por las grandes ciudades. Destartalados, torcidos en su andar, acompañan a la velocidad de los caballos, cargados de familias enteras. Hacia Vallecito van con sus pedidos, promesas y agradecimientos. Porque a la Difuntita no se le falla. A la vera del camino, los paisanos se acomodan en improvisados comedores para verlos pasar y desearles que el espíritu de Deolinda los acompañe en la marcha. Todos en algún momento de su vida habrán de visitar a su santa.