La Difunta Correa

La cabalgata de la fe El cielo despertó teñido por el gris del mal augurio. En la tierra del sol se esperaba lluvia. El pronóstico lo había jurado. El agua tenía planeado empapar las crines de los caballos y los trajes de gala del gauchaje. Cerca del mediodía, los jinetes apostados sobre la avenida IgnacioSigue leyendo “La Difunta Correa”